Academia Lánzate

Las 5 claves que te permitirán salir de la tiranía de tu mente.

¿Te dices constantemente cosas como me cuesta…., me gustaría cambiar pero…, siento que no es suficiente…?  

¿Te resulta familiar esa voz interna que no cesa y que te lleva constantemente a vivir bloqueado?
 
 
Te propongo que reflexiones sobre estas cinco claves y que al terminar la lectura extraigas algún aprendizaje que lo puedas aplicar en tu vida.
 

1) Conoce bien a tu mente automática y programada para que puedas adoptar otras formas.

 
En función de lo que aconteció en el momento de tu nacimiento y tus primeros años de vida, la neurología de tu cerebro se conformó como si de un programa informático se tratase.
 
 
¿Y por qué sucede esto? 

Como niños observamos a los modelos que repetiremos de adultos, nuestros padres. De esta manera aprendemos a reaccionar ante los estímulos del entorno como la hacían ellos. El cerebro del bebé y del niño es como una grabadora, trabaja en ondas delta, unas ondas lentas permiten absorber sin filtrar toda la información del entorno.
 
 
¿Esto malo? 

Ni bueno, ni malo, necesitamos una forma de ser para vivir.  Lo que sucede, es que aferrarse a una “forma de ser” en particular hace que se excluyan el resto de “formas” posibles.
 
Y te aseguro que pronto o tarde  esa única forma de ser te va a terminar limitando.
 
 
¿Estás dispuesto a conocerte y abrirte a nuevas posibilidades?
 
 
 

2) Si no te cuestionas repetirás una y otra vez las mismas experiencias.

 
Diseña el “virus” que permita desactivar tus programas. Podría ser una frase, un mantra, algo que te haga detenerte y adquirir una perspectiva diferente. En mi caso cierro los ojos y me digo a mí mismo, no soy quien creo ser, automáticamente la perspectiva cambia y aparecen posibilidades no percibidas hasta entonces.
 

En ocasiones, solamente con una actitud de cuestionarse , comenzar a abrirse y comprender desde el corazón que otras posibilidades pueden ser factibles ya provoca un cambio de conciencia, aunque sea por unos instantes. 

A esto le llamo “comenzar a ver”.
 
 
 
 
 

3) Desconfía de tu sentir en un 90%.

Salvo que hayas realizado un trabajo profundo de autoconocimiento, por lo general tu sentir va estar condicionado a esa programación, una forma sesgada de ver la vida en función de esos “programas informáticos” instalados en tu infancia.
 
Creer y alimentar esa voz interna que te dice: Siento que no es el momento, siento que la otra persona me hizo daño, siento que no puedo…. solamente provocarán que te bloques, que te detengas ante el movimiento constante y fluido de la vida.
 
 
 
4) Haz sin sentir. 

En muchas ocasiones esto te llevará a experimentar nuevas posibilidades que te harán salir de lo conocido, te permitirá ir mas allá de la mente programada, y accederás a nuevas experiencias.

 
Anímate a experimentar, amígate con la incomodidad que supone desafiarse a uno mismo.
 
Piensa en un reto, un desafío que te saque de tu zona de confort. Ese es el objetivo, descubrir otras partes de ti mismo “otras forma de ser”, a través de un escenario o contexto diferente.
 
 
¿Cuáles son aquellas cosas que sabes que van a aportar gran valor en tu vida pero las sigues postergando?
 
 

5) Instálate el chip de la acción consciente.

El no pasar a la acción nos lleva a vivir   eternamente en’El día de la marmota.

Piensa menos, actúa más. no se trata de tomar buenas decisiones sino de moverse. 
 
 
Lo que nos lleva a sentirnos plenos, no es tanto el llegar a la meta, sino la sensación de progreso cuando transitamos un camino que nos implica cierta dificultad.
 
 
¿Qué nuevos caminos estás dispuesto a transitar? ¿Podrías confiar en ti mismo?
 
 
Deja de buscar el placer instantáneo y vacío, vamos a enfocarnos en lo verdaderamente importante, lo sintamos o no ¿vamos juntos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

eat, dine & drink

Boletín

Fill in your details and we’ll be in touch